14 sept. 2010

Laberinto




Bellas ilusiones se posaron en mis pensamientos;
Llevándome dentro de un laberinto donde no encuentro salida;
Y las hermosas flores que alguna vez existieron en el camino;
Se han marchitado a causa de mi terrible tormento.


¿Cómo puedo salir de la tristeza que ha invadido mi alma?
Cuando miro al cielo infinito y todo se ha vuelto oscuridad.
¿Cómo puedo andar entre la niebla de la incertidumbre?
Cuando lo único que me hace avanzar es el brillo de tu ser;
¿Cómo puedo evitar la tormenta en mi corazón?
Si tu voz se ha congelado en medio de tanta oscuridad.


Dudas tormentosas invaden mis sentimientos;
No sé si en realidad seas lo que he esperado;
¿Cómo saber si es el camino que muestra la flor verdadera?
Si cada vez que te miro me arrastra la ola del desasosiego;
 Y las sombras y el miedo sucumben mi fortaleza.


Caigo sin darme cuenta en el laberinto de no tenerte;
¿Cómo le pido a la luna de plata que cese la tormenta?
Cuando sé que la verdad se encuentra detrás de dulces ilusiones;
¿Cómo puedo volar para alcanzarte en el tierno firmamento?
Si tu voz se ha extinguido en el fuego de tu ser.


Dime cómo alcanzar en el cielo a mi estrella más amada;
Si la tristeza me subyuga porque ese brillo no me mira;
Dime cómo llegar al corazón de aquella estrella;
Cuando el miedo y la duda nos alejan cada vez más.

Dime por qué no escucho la dulce voz de mi estrella;
Cuando miro al cielo buscándola en medio de tanta tristeza;
Porque no aguanto la tortura del silencio que empobrece mi alma;
¿Cómo puedo saber si tu eres ese brillo perenne y etéreo?


¿Serás acaso sólo una bella ilusión efímera y fugaz?

Dime entonces si ya no debo llorar más. . .

2 comentarios:

  1. hermosos ojos, enigmatica mirada, para un alma atormentada, solo tienes que extender tu mano y tu estrella se posara en ella.
    tus lagrimas le daran vida nuevamente.

    cuanto mas leo mas voy disfrutando.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar mi querido Ángel de alas negras, que tus sabios comentarios han hecho que en mi rostro se dibujará una sonrisa, gracias de nuevo por leerme. Saludos y un abrazo hasta Madrid.

    ResponderEliminar