1 oct. 2010

El equilibrio



Y sólo puedes percibir los inmensos placeres de sueños efímeros;
¿Sabrás acaso cómo saltar al abismo de una oscuridad inmensurable?
Te sientas en medio de falsas promesas de eterno sosiego;
¿Cómo podrás llegar al espejo de tus sentimientos más ocultos?
Si andas en el laberinto de ilusiones que desgastan el alma en vano.


¿Cómo aprenderás de ellas en las tormentas más irascibles?
Cuando tu temor es más grande que la espada de fuego;
¿Sabrás comprender el significado de la luz al final de la tormenta?
Cuando al mirar el firmamento sólo la oscuridad te persigue.


Te diré que la oscuridad inmensa es capaz de hacerte detener;
Que tu fuerza quedará envuelta en susurros de vientos apacibles;
Porque un viento mayor habrá destrozado tu alma entera;
Viajarás por muchos caminos y te advierto que ninguno es el correcto.

El frío de la noche te hará caer como nieve sobre la tierra;
Flotarás sin dirección alguna, te congelarás en un sólo lugar;
Porque estarás en el laberinto de ilusiones de perpetua agonía.


Tu fuego se llenará de la desesperanza de la eternidad inefable;
No saldrás del frío perenne, dormirá tu esencia y te olvidarás;
Seguirás inerte sobre la tierra creyendo que caminas en ella;
Dejarás a un lado tu ser por evitar la tormenta en tu arena.


Sin embargo, tus sueños más preciados están detrás de la tormenta;
 ¿Cómo alcanzarlos en el firmamento de una luna sin brillo?
Si tu miedo te arrastra y subyuga como el peor de los vientos;
¿Serán acaso sueños que muestran las flores en la arena?
O sólo son parte del gran laberinto de bellas visiones.

Dime entonces si estás dispuesto a entrar a la tormenta del espejo;
Donde encontrarás la desesperanza y el desasosiego;
¿Cómo llegarás al final del tortuoso sendero de arena?
Cuando frente a ti se mostrará el espejo y verás quién eres.

Preferirás regresar al laberinto de sueños en el hielo eterno;
Donde no existen los truenos y las tormentas más adversas;
Quizá escojas la irascible huída de la tormenta al mirar el espejo;
Saldrás de la arena y te sumergirás de nuevo en tinieblas.


Dime dónde está el fuego que te hará continuar en la tormenta;
Que es el motor del alma en las peores catástrofes y desventuras;
¿Cómo vencerá tu viento al feroz huracán de la tormenta?
Si sólo te has dejado llevar por los ajenos y jamás por el tuyo.

¿Cómo llorará tu tierra en medio de tanto sufrimiento?
Si has olvidado alimentarla con el ciclo único del agua;
No recuerdas que las lluvias y tormentas enriquecen a la tierra;
Entonces toma mi mano y saltemos juntos al eclipse lunar. . . 


Ethain


No hay comentarios:

Publicar un comentario